Historia de Inés Rosales

Tradición e innovación desde los inicios

HISTORIA DE INÉS ROSALES

Inés Rosales, una mujer valiente y trabajadora comenzó a hacer unos dulces tradicionales del Aljarafe, llamados 'Tortas de Aceite', siguiendo una receta tradicional que se había ido transmitiendo de generación en generación

  • 1910

    INÉS ROSALES

    La historia de Inés Rosales se remonta a 1910. De Castilleja de la Cuesta (pueblo del Aljarafe Sevillano a muy pocos Kilómetros de Sevilla), comenzó a hacer unos dulces tradicionales del Aljarafe, llamados 'Tortas de Aceite', siguiendo una receta tradicional que se había ido transmitiendo de generación en generación y cuyos orígenes se remontan a tiempos inmemoriales.

  • 1910 - 1934

    EL NEGOCIO SE AMPLÍA

    Pronto la demanda fue en aumento y el horno de su casa se quedó pequeño. En este momento Inés Rosales vislumbró las posibilidades que tenía su producto, alquiló el horno de la panadería de su pueblo y empleó a mujeres locales viudas para fabricar y vender las tortas, convirtiéndose así en una de las primeras mujeres empresarias de su tiempo. Desde estos dos puntos estratégicos los viajeros se las llevaban a sus lugares de origen y en poco tiempo se fueron extendiendo por toda España dando lugar a 'Las legítimas y acreditadas tortas de Inés Rosales'

  • 1934 - 1960

    AÑOS DE POSGUERRA

    Como resultado de la bonanza económica del momento y la inmigración andaluza como demandante de un producto de tantas raíces afectivas, en este período la Torta de Aceite se sitúa en nuevos mercados, con el consiguiente aumento de la productividad y la generación de recursos económicos. Durante esta etapa se incorporan la Torta de Polvorón, la de Almendra, el Bizcocho y la Bizcochada al portafolio de productos. Los hornos morunos de leña dan paso a los rotativos de gasoil.

  • 1973 - 1985

    REESTRUCTURACIÓN INTERNA

    INÉS ROSALES S.A.

    Se produce en esta época un descenso de mercados con pérdidas económicas y aparece la conflictividad laboral. Además, se lleva a cabo el cambio de denominación: "Casa Inés Rosales" se transforma en Inés Rosales, S.A.(1980) y pierde el carácter familiar con la venta de la empresa a socios externos (1983). En 1983 se lleva a efecto la venta a un grupo de inversores, con proyectos a corto plazo del retorno de la inversión. El tamaño de la compañía, el producto y el mercado eran muy diferentes del que provenían. Abordan cambios en cuatro áreas de la empresa: la organización interna, la tecnología de producción, la del packaging del producto y la comercial. Demasiados cambios para tan corto período de tiempo. Se dota a la compañía de una nueva estructura, introduciendo mandos y conservando en parte los anteriores.

  • 1985 - ACTUALIDAD

    Cuando el 22 de marzo de 1985 hizo su entrada en la sala de fabricación, el mundo se le cayó encima. Era impensable que una marca y un producto del prestigio que se le reconocía estuvieran apoyados en unas instalaciones que se asemejaban más a una herrería que a una fabrica de productos alimenticios. Cuando finalizó el mes, las ventas del período ni tan siquiera cubrían la nomina neta del mismo. Había que hacer cosas y rápidamente. La receta empleada por Juan Moreno para salvar la situación fue simple: trabajo, mucho trabajo, sentido común y economía de guerra.